El camino menos transitado

La responsabilidad corporativa abarca nuestra responsabilidad para con un modelo empresarial que genera éxito en términos de rentabilidad comercial, en tanto que tiene un impacto positivo en las personas y el medio ambiente.

Time for Change_Image


En un mundo con recursos limitados, la economía lineal de 'tomar, hacer y desechar' no es sostenible. Hay una manera mejor: remodelar las empresas de tal forma que los productos se creen para que se puedan volver a fabricar en una producción circular, como la que se observa en el naturaleza.
 
En 2008, inspirado en el concepto Cradle to Cradle®, el equipo directivo de Desso, incluido el actual presidente ejecutivo Alexander Collot d'Escury, estableció el objetivo actual de la empresa de que en 2020 todos sus productos se fabriquen según los principios Cradle to Cradle®.
 
Inspirado en el ciclo continuo de la naturaleza, el concepto Cradle to Cradle® que hemos seguido, exige de las compañías que usen materiales definidos de manera positiva1) para que los bienes se puedan recuperar y los materiales se puedan reciclar de forma segura, para fabricar productos nuevos de alta calidad por medio de dos flujos: el técnico o el biológico. En el primero, los materiales se vuelven a introducir en el proceso de fabricación para crear nuevos productos; en el segundo, los materiales se utilizan como nutrientes en la tierra. En ambos casos, actúan del mismo modo que un sistema vivo como el cerezo, al usar todos los materiales para una vida nueva y formar un ciclo sin fin. 
 
Sin embargo, esto no es sencillo. Se deben cumplir numerosos procedimientos complejos y rigurosos para garantizar que un producto pueda cumplir los ®">cinco criterios, establecidos por los evaluadores del programa de certificación Cradle to Cradle®, respaldados por los cofundadores del concepto, el Prof. Dr. Michael Braungart, un químico alemán y antiguo científico de Greenpeace, y William McDonough, un arquitecto estadounidense.

Desso cree que su compromiso con la filosofía Cradle to Cradle® y la transición a la economía circular le permitirán ser más eficiente en el uso de los recursos naturales, reducir su huella ecológica y desarrollar componentes más saludables para sus materiales, beneficiando de este modo, a las personas y al planeta.

1) Definidos de manera positiva: se han evaluado todos los ingredientes como verdes (óptimos) o amarillos (tolerables) según los criterios de evaluación Cradle to Cradle®. Según lo descrito en el Programa de Certificación Cradle to Cradle® Versión 2.1.1, elaborado por MBDC en septiembre de 2008 y actualizado en enero de 2011.

 

  • Comparte esta página
  • twitter
  • linkedin
  • facebook
  • email